sito in fase di manutenzione: alcuni contenuti potrebbero non essere aggiornati
 
 agosto 2019 
LunMarMerGioVenSabDom
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
CAMPAGNE
MISSIONI

CERCA:

Ministero degli Affari Esteri

Living together - Combining diversity and freedom in 21st-century Europe [Report of the Group of Eminent Persons of the Council of Europe] PDF DOWNLOAD >>

DOCUMENTARIO DEDICATO DA AL-JAZEERA ALLA LEADER RADICALE EMMA BONINO

Cookie Policy

>> El Pais


LAS 6.000 MADRES Y VIUDAS DE SREBRENICA RECLAMAN EL CASTIGO DE LES CRIMINALES

Xavier R Vidal-Folch "Mi nismo same" ("somos uno"), coreaban Durante tres largas horas, las 6 000 mujeres del enclave m rtir musulm n de Srebrenica, que perdieron hace un ano padre, marido o hijos en la masacre ejecutada por las tropas serbobosnias del general Ratko Mladic, reclamaron desde la vecina Tuzla el castigo de los criminales. En el acto c√¨vico m s importante de todo el pa√¨s desde el alto el fuego las mujeres de Srebrenica exigieron el retorno a sus hogares y pidieron al mundo que no borre la memoria de los desaparecidos a consecuencia de la matanza. A 35 kil√≥metros, en Cerska, los equipos especiales de la ONU excavaban una fosa comun. Recuperaban 40 cad veres, "todos vestidos de paisano", como precis√≥ a los periodistas el jefe del grupo, William Haglund. Pero ellas, entre las que figuraban las viudas de los asesinados, no lo sab√¨an. A 3 000 kil√≥metros de distancia. en La Haya, el Tribunal de Crimines de Guerra les daba la raz√≥n Ellas estaban convencidas de antemano. Se concentraron desde las nueve de la ma√Īana. Acarrearon al polideportivo de Tuzla, laciduad que hace un ano les dio refugio y donde mal que bien sobreviven. a sus chavales. Y llevaron los pa√Īuelos bordados con el nombre y las fechas del ser querido -como en la galer√¨a de retratos de Auschwitz- con los que tejer n una inmensa bandera. La emoci√≥n, el calor, el seco y funerario ulular colectivo diezmaban sus filas con docenas de aparatosos desvanecimientos. La sonrisa se hizo tambi√©n hu√©rfana' ni se encaram√≥ a los ni√Īos. Pero, imperturbables, acog√¨an -eran las 13.30 horas- y secundaban a las dirigentes de las organizaciones humanitarias, internacionales y propias, que hablar√¨an durante tres horas. No fue un adem n, ni una frase concreta, ni una sesuda conclusi√≥n acad√©mica lo que ayer consagr√≥ ante las c maras de todo el mundo el nuevo mito de unas "madres de julio" dolientes pero impert√©rritas Fue un latido Las mujeres de Srebrenica nacieron ayer personaje colectivo articulado Su tragedia constituy√≥ hace exactamente un ano el genocidio m s brutal registrado en Europa desde el holocausto jud√¨o. Y a la vez, la puntilla para la qu√¨mica pol√¨tica de "no intervenci√≥n": ah√¨ surgi√≥ el imperativo de salvar el Gorazde y Tuzla; la g√©nesis de la fuerza de intervenci√≥n r pida; los bombardeos de la OTAN y la creaci√≥n de Ifor; las conversaciones de paz en Dayton. Y ahora, qu√© suceder ? El primer clamor es saldar cuentas con el pasado, como dicta La Haya. Sin ello, el proceso de paz y la credibilidad internacional naufragan. "Todos imaginamos, pero vosotras sab√©is. Y sab√©is que el proceso judicial es la base del futuro, para que la barbarie no sea jam s tolerada por la comunidad internacional", espet√≥ la reina Noor de Jordania, llegada con un cargamento de medicinas "La Uni√≥n Europea no olvidara: la impunidad no puede ser tolerada y los criminales deben sentarse ante la Justicia. No olvid√©is, pero mirad al futuro", insisti√≥ la comisaria europea de Ayuda Humanitaria, Emma Bonino, la primera que denuncio el genocidio hace un ano y predic√≥ al tiempo tolerancia y reconciliaci√≥n "Los culpables deben ser juzgados; deb√©is recuperar los cuerpos de los seres queridos, porque solo as√¨ entrar√†n en la historia de vuestro pa√¨s y s√≥io as√¨ √©sta ser verdadera', apostillo Laura Bonaparte' representante de las madres de Mayo argentina. Pero tanto como al expediente de la Justicia, las refugiadas apoyaron los planes de reconstrucci√≥n Y la vuelta al hogar. ''Queremos que todo el mundo vuelva a casa", clam√≥ la embajadora bosnia ante la ONU, la ciudadana de origen serbio Tatiana Mijat√≥vic. "Debemos hacer de Srebrenica un monumento en memoria de los inocentes, un monumento para que las guerra jamas se repitan", apur√≥ Y un estruendo de tolerancia inter√©tnica rubric√≥ su propuesta. Las dirigentes humanitarias desgranaban palabras de esperanza entre los recuerdos del horror. Pero el anhelo del retorno a casa topa ya con estrictos lindes pol√¨ticos que la ayuda humanitaria apenas podr contrarrestar Un informe de la Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que todav√¨a no se ha hecho p¬£blico, asegura que el objetivo del regreso de los refugiados a sus lugares de origen resulta ya ut√≥pico Y propone como mal menor el retorno de los expatriados s√≥lo a las zonas en que su grupo √©tnico constituye la mayor√¨a de la poblaci√≥n local. Si esta idea se abre camino, las 6.000 mujeres nunca volver n a regi√≥n, jam s regresar n a Srebrenica.





Altri articoli su:
[ RDC ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Comunicati su:
[ RDC ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Interventi su:
[ RDC ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]


- WebSite Info