sito in fase di manutenzione: alcuni contenuti potrebbero non essere aggiornati
 
 novembre 2019 
LunMarMerGioVenSabDom
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
CAMPAGNE
MISSIONI

CERCA:

Ministero degli Affari Esteri

Living together - Combining diversity and freedom in 21st-century Europe [Report of the Group of Eminent Persons of the Council of Europe] PDF DOWNLOAD >>

DOCUMENTARIO DEDICATO DA AL-JAZEERA ALLA LEADER RADICALE EMMA BONINO

Cookie Policy

>> El Pais


FELIPE GONZALEZ: "LA TOMA DE DECISIONES EN LA UE ES DIABOLICAMENTE INEFICAZ"

El Pais - 22 noviembre 2009 ¬ŅQu√© podemos hacer para que la UE avance en medio de tantas dificultades? Felipe Gonz√°lez esboza las respuestas: una pol√≠tica energ√©tica com√ļn, un tratamiento conjunto de las migraciones, una reducci√≥n de la brecha tecnol√≥gica con EE UU, los problemas de seguridad, una voz diplom√°tica com√ļn: estos desaf√≠os necesitan el poderoso impulso de la voluntad en vez de seguir d√°ndole vueltas a los tratados y a lo que haga o deje de hacer el "motor franco-alem√°n" Un grupo de cincuenta personalidades y expertos del European Council on Foreing Relations -uno de los think thank m√°s importantes de Europa- se reuni√≥ el 6 de noviembre con Felipe Gonz√°lez, presidente del Grupo de Reflexi√≥n sobre el Futuro de Europa, y le someti√≥ a diferentes preguntas sobre la marcha de sus trabajos. Lo que sigue es un amplio extracto de la transcripci√≥n del coloquio, celebrado en Madrid, que dirigi√≥ la ex comisaria europea Emma Bonino y en el que estuvieron presentes el ex ministro espa√Īol de Exteriores y ex comisario europeo, Marcelino Oreja; el ex presidente finland√©s, Martti Ahtisaari, y el financiero George Soros, entre otros. Los ciudadanos est√°n hartos de ocho a√Īos de discusi√≥n sobre el Tratado de Lisboa. Pero incluso las personas no entusiastas del tratado pensamos: "Bueno, ahora que est√° ratificado empezaremos a actuar de alguna manera, ¬Ņno?". ¬ŅAhora tenemos que reflexionar otra vez a medio y largo plazo? ¬ŅPor qu√© seguimos reflexionando? Probablemente tenga raz√≥n y sea una excusa para no hacer. No soy contrario a la reflexi√≥n. La reflexi√≥n precede a la acci√≥n. El problema es que estamos convirtiendo las instituciones en think-tank y nos falta action-tank. Rememorando a Gramsci, el problema es que hoy se puede ser m√°s pesimista de la voluntad que de la inteligencia. Creo que no falta inteligencia para comprender qu√© tenemos que hacer. Lo que falta es voluntad para ponerlo en pr√°ctica. El grupo de reflexi√≥n nace al d√≠a siguiente de que se firmara, no ratificara -ahora nos dio permiso el se√Īor Klaus-, el Tratado de Lisboa. Parec√≠a contradictorio y en parte lo era. Se supone que Lisboa resuelve los problemas institucionales, pero s√≥lo se supone. Veremos a ver qu√© pasa, estoy preocupado. El servicio exterior, que va a ser el m√°s poderoso del mundo, ¬Ņser√° un instrumento de pol√≠tica exterior que dirija y controle el alto representante, o el alto representante s√≥lo va a hacer un esfuerzo de coordinaci√≥n de los distintos servicios diplom√°ticos? Creo que vamos hacia la coordinaci√≥n sin m√°s y no hacia la direcci√≥n de un servicio exterior potente. No entrar√© en m√°s detalles. ¬ŅEuropa debe reflexionar? S√≠, pero no debe quedarse en la reflexi√≥n. Debo decir que ayer me tom√© la molestia de leer la √ļltima resoluci√≥n del Consejo Europeo y oigo una queja permanente: no nos entienden los ciudadanos; ni siquiera lo entienden los jefes de gobierno que han hecho la resoluci√≥n. Hay partes que no se entienden y otras que son puras declaraciones de estado de √°nimo: "El Consejo se complace de que haya pasado no s√© qu√© cosa... o manifiesta su preocupaci√≥n de que est√© pasando no s√© qu√© otra...". Y para colmo, el √ļltimo Consejo apost√≥ por la segunda vuelta de las elecciones en Afganist√°n como un factor inevitable de legitimaci√≥n de la democracia afgana, pero a las 24 horas se decidi√≥ que no hab√≠a segunda vuelta. Realmente la propia comunicaci√≥n es incomprensible porque -en esto es en lo que quiero insistir en la primera parte- el proceso de toma de decisiones en la Uni√≥n Europea es diab√≥licamente ineficiente. Por lo tanto, no hay m√°s remedio que emitir informes y dar opiniones como si fu√©ramos Naciones Unidas o un instituto de estudios estrat√©gicos. Es la manera de refugiarse en esa falta de eficacia en el proceso de toma de decisiones. Usted preside el Grupo de Reflexi√≥n, pero resulta que no se tiene que ocupar de las instituciones, ni de presupuestos; pero sin instituciones y sin presupuestos tiene que reflexionar sobre c√≥mo se puede fortalecer y modernizar el modelo europeo econ√≥mico y de responsabilidad social. Tiene que fortalecer la competitividad de la Uni√≥n Europea, tiene que colocar el desarrollo sostenible como objetivo fundamental de la UE, tiene que ocuparse de reflexionar sobre la estabilidad global, migraciones, energ√≠a y cambio clim√°tico y luchar por la seguridad, contra el crimen organizado y el terrorismo. Y al final de toda esta reflexi√≥n, sin tocar el presupuesto ni mencionar las instituciones, tiene que hacer un informe de 30 p√°ginas para presentar en 2010. ¬ŅSe siente c√≥modo con este encargo? S√≠, incluso cuando pienso que una vez m√°s el esfuerzo puede conducir a la melancol√≠a, pero me siento c√≥modo y agradecido porque me hayan encargado algo as√≠. Veamos. La propia resoluci√≥n, que es muy corta, deja mucho m√°s claro lo que no hay que estudiar que lo que hay que tocar. Ha hablado de dos temas que no hay que tocar, falta uno. No hay que analizar las pol√≠ticas actuales; pero para hablar del horizonte de 2020-2030, si no se habla del cambio de las pol√≠ticas actuales lo √ļnico que se hace es marcar un horizonte que siempre se aleja, como se est√° distanciando el horizonte del cumplimiento de la Agenda de Lisboa. La Agenda de Lisboa ten√≠a el horizonte 2000-2010. Los pa√≠ses que han hecho algo que se parece al an√°lisis de la Agenda de Lisboa lo han hecho, no por imposici√≥n de la Agenda de Lisboa, sino porque estaban convencidos de que ten√≠an que hacerlo. Casi todos est√°n en la parte norte de Europa. Estos pa√≠ses han ganado competitividad, han flexibilizado sus relaciones industriales, han mantenido un grado de cohesi√≥n social alt√≠simo y no a un coste mayor que otros que tienen menos cohesi√≥n social. Punto n√ļmero uno de la reflexi√≥n a futuro: la agenda de Lisboa no se ha cumplido. ¬ŅHay alguna posibilidad de que Europa declare que no se ha realizado y que hagamos otra cosa o que hagamos esto con instrumentos distintos? Lo dudo. Creo que hay que cumplir algunas de las previsiones de la Agenda de Lisboa. Ser√≠a el primer punto de reflexi√≥n del grupo: ¬Ņc√≥mo Europa llega a insertarse en la sociedad del conocimiento? No lo dir√© porque suena arrogante, pero se dec√≠a en la Agenda de Lisboa: "¬ŅC√≥mo nos convertimos en 2010 en la primera potencia econ√≥mico-tecnol√≥gica del mundo con un modelo social cohesionado?". Desgraciadamente no se sabe c√≥mo, porque la distancia tecnol√≥gica con EE UU ha aumentado y la aproximaci√≥n de algunos pa√≠ses emergentes es evidente. Es evidente que los objetivos no se han cumplido. En los pa√≠ses en que se han cumplido no ha sido por la Agenda de Lisboa sino porque lo han visto, han reformado la formaci√≥n del capital humano, han cambiado las cosas. Y creo que no se puede discutir, seriamente, de manera separada el modelo social de la econom√≠a, y el valor que puede a√Īadir para financiar el modelo social. Creo que es una demagogia que s√≥lo se puede tratar en abstracto: si la econom√≠a no es capaz de a√Īadir valor para financiar el modelo social que so√Īamos, no habr√° modelo social, no es financiable. Si estamos perdiendo capacidad de competir en la econom√≠a global -aunque haya mucha discusi√≥n sobre la competitividad-, por mucho que nos enorgullezcamos del modelo social, no lo vamos a poder sostener, salvo que seamos equitativos repartiendo pobreza o menor capacidad de distribuci√≥n de bienestar. El segundo punto es la energ√≠a y el cambio clim√°tico. Est√° apuntado, aunque no claramente, en el mandato. Tampoco se puede discutir por separado, aunque es verdad que los temas medioambientales son algo m√°s que los problemas energ√©ticos. Respecto a esto s√≥lo har√© algunas afirmaciones. No hace falta modificar ning√ļn tratado para tener un mercado com√ļn de la energ√≠a o un mercado interior de la energ√≠a y una pol√≠tica energ√©tica com√ļn. No hace falta tener que soportar los cortes de gas que soportamos -que no ocurr√≠an en otras √©pocas- porque 500 millones de consumidores no tienen una estrategia energ√©tica com√ļn. Por eso a veces digo: No ma-no-se-e-mos m√°s los tratados. ¬ŅQue no se est√° satisfecho con el Tratado de Lisboa? No importa. Es un problema de voluntad, no de instrumentos. Hay instrumentos. Tercera aproximaci√≥n, despu√©s de la de energ√≠a y de la del cambio clim√°tico. Tenemos que hacer algo respecto de los flujos migratorios. En el horizonte de 2050, por no quedarme corto, a Europa le faltar√°n 70 millones de personas en activo -¬°70 millones de activos sobre los activos actuales!- ¬ŅC√≥mo se va a suplir esto? Seguramente va a ser con un mix de pol√≠ticas, pero con el tratamiento que hacemos de la emigraci√≥n, o incluso de la relaci√≥n con el sur del Mediterr√°neo, digo: esto no tiene soluci√≥n. Habr√° que modificarlo. Tampoco podr√° haber 20 o 15 pol√≠ticas migratorias diferentes en un mercado interior y en un espacio Schengen. Puede haberlas para la inserci√≥n en la sociedad correspondiente; pero para las fronteras, para las relaciones con terceros, no. Cuarto punto, que tiene inter√©s. Cuando se habla de seguridad en el mandato. [se refiere al que cre√≥ el Grupo de Reflexi√≥n], se mencionan dos amenazas: terrorismo y criminalidad organizada. Pero nadie preve√≠a que unos meses despu√©s √≠bamos a tener una tensi√≥n tan dura como la de Georgia, aparte de que ya entonces no se pod√≠a decir que Europa s√≥lo est√° amenazada por la criminalidad organizada y por el terrorismo. Primero el conflicto de Georgia, despu√©s todo el debate habido sobre el escudo antimisiles... Los problemas de seguridad tienen una perspectiva distinta. Y quinto punto, por reducirlo a esto -lo que te regal√© antes, te lo cobro ahora-: necesitamos una pol√≠tica exterior y de seguridad que sea la envolvente para conseguir los objetivos, teniendo claro que defendemos intereses. Este discurso de que nosotros defendemos valores es una simpleza; defendemos intereses, que son los europeos, en un marco de valores que son los nuestros. El instrumento es la pol√≠tica exterior y de seguridad. Muy bien. Vamos a tener un alto representante, vamos a tener un Servicio Exterior, el m√°s grande del mundo, vamos a tener m√°s representaciones de la Uni√≥n en el mundo que ning√ļn otro pa√≠s. ¬ŅEl alto representante va a dirigir el Servicio Exterior o lo va a coordinar? Es una pregunta importante. El alto representante como vicepresidente de la Comisi√≥n -no puedo hablar de los temas institucionales- ¬Ņva a coordinar, con la pol√≠tica exterior, la pol√≠tica de cooperaci√≥n, que es la m√°s importante del mundo? ¬ŅO eso va a ser una pieza suelta del sistema? ¬ŅVa a coordinar algo de la pol√≠tica comercial para ajustar la pol√≠tica exterior a los intereses comerciales y las pol√≠ticas de cooperaci√≥n? En algunas de sus intervenciones ha pintado un panorama bastante sombr√≠o para nosotros, como los pesiomistas. ¬ŅCree que estamos condenados a la irrelevancia o al fracaso? En absoluto. ¬ŅCu√°les son nuestras mayores fortalezas y nuestras debilidades? ¬ŅD√≥nde, cu√°ndo, qui√©n y c√≥mo se define el inter√©s europeo? ¬ŅQu√© es el inter√©s europeo? La verdad es que compartimos un espacio p√ļblico: Europa es un espacio p√ļblico compartido. Nos cuesta aceptar que un espacio p√ļblico que se comparte es algo m√°s que la pura suma de intereses de cada uno de los Estados nacionales. El plus que a√Īade Europa es s√≥lo porque se comparte ese espacio p√ļblico. Por ejemplo, en pol√≠tica energ√©tica es una obviedad. Si olvid√°ramos estas pasiones por los campeones nacionales probablemente avanzar√≠amos m√°s en un mercado interior de la energ√≠a y en una estrategia com√ļn de energ√≠a. ¬ŅHabr√≠a alg√ļn beneficio? S√≠. La paradoja dentro del pool de preguntas es que una parte de la situaci√≥n internacional, la m√°s relevante, le est√° dando la raz√≥n a las aproximaciones europeas a los grandes desaf√≠os, aunque √©stas sean contradictorias en parte o sean m√°s declarativas que eficientes. Por eso no hay que ser pesimistas. Un ejemplo: nadie duda de que Europa est√° en la punta de lanza de la reflexi√≥n, incluso de los compromisos de lucha contra el cambio clim√°tico. Se podr√° considerar suficiente o insuficiente, pero no hay nadie que d√© m√°s, ninguna regi√≥n del mundo. Ahora el cambio en EE UU aproxima la posici√≥n de la Administraci√≥n de EE UU a la posici√≥n europea. No digo que la haga coincidir, la aproxima, y la conciencia de que tenemos un problema es mucho m√°s generalizada. Es decir, se le da la raz√≥n a Europa igual que se le da la raz√≥n en que no es posible sostener pol√≠ticas unilaterales despu√©s de la ca√≠da del muro, de la liquidaci√≥n de bloques, etc√©tera. Tenemos raz√≥n. Parece que est√° empezando a triunfar, lo matizar√©, no el multilateralismo, que ser√≠a una forma de volver a las tentaciones unilaterales -el multilateralismo puro no es gobernable-, digamos que empezamos a ver una especie de conjuntos importantes que representa bien el G-20. Europa es una buena muestra de eso. Ha defendido, contradictoriamente, que no se hagan pol√≠ticas unilaterales, que el uso de la fuerza es siempre el instrumento √ļltimo, pero no el instrumento para llevar democracia a los pa√≠ses. Ahora le dan la raz√≥n a Europa, pero no s√© si Europa se quiere comprometer, una vez que le dan la raz√≥n, para corresponsabilizarse en los objetivos, lo dudo. M√°s bien creo que espera que Obama sea unilateral, pero en la direcci√≥n que quiere Europa, no en la direcci√≥n que antes era Bush, sino en la que reclama Europa. Estamos en esa paradoja. Europa es un buen laboratorio para experimentar pol√≠ticas alternativas, de un uso distinto del poder, de una primac√≠a del derecho, de unas relaciones internacionales que se basen en la diplomacia... Pero no estamos en condiciones de corresponsabilizarnos como Uni√≥n, que ser√≠a uno de los resultados para hacer esto. As√≠ que he pensado -en esto no comprometo al grupo, ni en esto ni en nada, es un grupo de reflexi√≥n y hasta que no haya un informe no hay compromiso- hacer como Garc√≠a M√°rquez con sus novelas: empezar por el final. Decir: √©ste es el horizonte que tenemos en 2030, el horizonte de tendencia, desde el punto de vista de la demograf√≠a, que es uno de los problemas estructurales m√°s serios para el Estado de bienestar en Europa, no s√≥lo desde el punto de vista econ√≥mico. √Čste es el horizonte desde el punto de vista energ√©tico... desde cualquier punto de vista. A ese resultado llegar√≠amos dentro de un contexto mundial: China estar√≠a ocupando un lugar, la India otro, y Europa estar√≠a en este lugar. ¬ŅQu√© podr√≠amos hacer para que ese horizonte fuera m√°s favorable a nosotros? √Čsa ser√° la estrategia que definir√° el informe. Ha mencionado que s√≥lo hay un impedimento pol√≠tico a una pol√≠tica energ√©tica com√ļn... Efectivamente. Dicen que, tradicionalmente, Europa avanz√≥ por el motor franco-alem√°n. Hemos perdido el motor, se ha perdido el de Alemania, el de Francia... ¬ŅComparte este an√°lisis? ¬ŅEstamos sin motor? S√≠, estamos un poco entre el pasado y el futuro. En los a√Īos que particip√© en el desarrollo de los consejos e impuls√© todo lo que pude la profundizaci√≥n europea -y llegamos tarde a Europa porque el caudillo que nos proteg√≠a, durante muchos a√Īos de dictadura, no permit√≠a nuestra incorporaci√≥n a Europa-, yo constat√© que hab√≠a una condici√≥n necesaria para avanzar, y era que estuvieran de acuerdo Alemania y Francia. Pero esa condici√≥n, ya en mi √©poca, no era suficiente. S√≥lo con la voluntad de Alemania y Francia no funcionaba Europa, aunque convergieran las dos. Eso ahora es mucho m√°s verdad en cuanto a la falta de suficiencia, pero sigue siendo verdad en cuanto a la necesidad de que haya un entendimiento franco-alem√°n. ¬ŅY d√≥nde sit√ļa al Reino Unido? En la construcci√≥n de Europa entr√≥ despu√©s, a pesar de todo. El Reino Unido -que lleva una pol√≠tica pragm√°tica y adem√°s tiene una diplomacia probablemente de las m√°s eficientes que conozco- quiz√° tiene raz√≥n en el enredo actual, aunque no lo expresen en los t√©rminos en los que yo lo expresar√≠a: Europa tiene que hacer un gran esfuerzo de devoluci√≥n, de aplicaci√≥n de la subsidiaridad, al mismo tiempo que lleva a Bruselas una estrategia energ√©tica com√ļn. Me parece que una sola pol√≠tica de quesos tiene menos importancia que una estrategia energ√©tica com√ļn. Por tanto, necesitamos menos personal sanitario controlando el queso que comemos -con reglas comunes ya ser√° bastante- y un poco m√°s de esfuerzo para que el Servicio Exterior que vamos a crear sirva para algo. Hay que hacer, al mismo tiempo, un debate serio sobre qu√© poder necesitamos en Europa, que a√Īada valor; y qu√© poderes se han ido acumulando en la historia del acerbo de la Uni√≥n que ninguna empresa compleja, y Europa lo es, seguir√≠a teni√©ndolos ahora. Lo que hay que hacer es un doble ejercicio, pero de verdad. Creo que est√°n pasando algunas cosas. La frase de Kohl, que le cost√≥ la canciller√≠a cuando el Tratado de la Uni√≥n Monetaria, fue: "Yo quiero una Alemania europea. Nunca m√°s una Europa alemana". ¬ŅQu√© ha cambiado de eso? ¬ŅEs que hay alguien que ahora quiera una Europa alemana? No. Lo que ha cambiado es que, en la mejor versi√≥n, se han perdido todos los complejos hist√≥ricos. Alemania es Alemania y defiende sus intereses. ¬ŅHay un matiz? A mi juicio, s√≠. Kohl se jug√≥ la canciller√≠a y la perdi√≥ porque quer√≠a una Alemania europea. Eso es el pasado, no de ahora, tambi√©n de mis colegas de tribu ideol√≥gica, la generaci√≥n a la que pertenezco. Alemania pugna en la direcci√≥n europea, no niego que tenga derecho, por un puesto permanente en el Consejo de Seguridad. Si estuvi√©ramos trabajando por tener una voz √ļnica en el Consejo de Seguridad, a lo mejor avanzar√≠amos un poco m√°s. Cuando se re√ļnen los bancos centrales no estamos representados por el Banco Central Europeo, est√° el Banco Central Europeo y todos los bancos centrales de la zona euro. Y as√≠, suma y sigue. Todo esto se justifica diciendo: "La opini√≥n p√ļblica de mi pa√≠s no aceptar√≠a una soluci√≥n de esta naturaleza". Lo curioso es que pasa lo contrario. Los ciudadanos europeos, en los estudios cualitativos, dicen: "Lo l√≥gico es que Europa hable con una sola voz, en el G-20, en pol√≠tica exterior, en pol√≠tica monetaria...". Dicen lo contrario. Pero los l√≠deres dicen que los ciudadanos nunca lo aceptar√≠an. √Čsta es la paradoja. Como la obsesi√≥n franco-alemana sigue, creo que para la Europa a 27, que Alemania y Francia tengan clara la marcha de Europa sigue siendo una condici√≥n necesaria, con menos peso relativo, pero cada vez claramente m√°s insuficiente.





Altri articoli su:
[ Federalismo ] [ Turchia ] [ Unione Europea ]

Comunicati su:
[ Federalismo ] [ Turchia ] [ Unione Europea ]

Interventi su:
[ Federalismo ] [ Turchia ] [ Unione Europea ]


- WebSite Info