sito in fase di manutenzione: alcuni contenuti potrebbero non essere aggiornati
 
 dicembre 2018 
LunMarMerGioVenSabDom
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 
CAMPAGNE
MISSIONI

CERCA:

Ministero degli Affari Esteri

Living together - Combining diversity and freedom in 21st-century Europe [Report of the Group of Eminent Persons of the Council of Europe] PDF DOWNLOAD >>

DOCUMENTARIO DEDICATO DA AL-JAZEERA ALLA LEADER RADICALE EMMA BONINO

Cookie Policy

>> La Vanguardia


LA AUTORA LATIFA DA VOZ A LAS JOVENES AFGANAS EN "CARA ROBADA"

par Oscar Caballero PARÍS. - "Mi padre siempre me dijo que hay dos cosas que no se tocan: los enchufes y la política." Latifa, 21 años, autora de "Cara robada" (recién editado en España por Plaza y Janés), testimonio de su "casi prisión domiciliaria" en Kabul bajo los talibán, salió de Afganistán, con su madre, en mayo del 2001. Cuatro meses antes del asesinato de Masud y del 11-S. Al comenzar los bombardeos norteamericanos, ya era best-séller potencial: los derechos del libro son de Suzanne Léa y la editorial, Anne Carrière, la de Paulo Coelho. En noviembre pasado "Visage volé" trepó al podio, entre Bernard-Henri Lévy ("Réflexions sur la guerre, le mal et la fin de l'histoire") y Régis Debray ("Dieu, un itinéraire"). Pero las opiniones del filósofo sobre la guerra y Dios no interesan a Latifa, obediente a la recomendación de su padre. "Nací en 1980 en una familia de intelectuales de Kabul. Mi padre era profesional liberal y mi madre médico. Soy la más pequeña de cinco hijos." O sea que nació un año después de la intervención soviética. Y hasta que cumplió diez la guerrilla de los mujaidines contra el ocupante fue su ración cotidiana. Después, entre los 10 y los 16, otra guerra, la de los talibán contra Masud. Sin embargo, sus recuerdos son los de una adolescente normal, con vaqueros y música. "Yo quería ser periodista y de hecho hice una revista, a mano, con colaboraciones de mis hermanos y de amigas." El 26 de septiembre de 1996, con 16 años, descubrió "el significado de la palabra horror". Su padre encerrado en casa para que le creciera la barba. Su madre curaba clandestinamente. Ella pasó cuatro meses sin pisar la calle por no vestir la "burka": "Me ahogo, la tela se me pega a la nariz, me cuesta ajustar la rejilla delante de los ojos". La "burka" le parecía una prueba, cuando salió de casa comprendió que ni aun con "burka" puede una mujer pasear sola. Nacionalista y musulmana, Latifa es portavoz de la mujer afgana, aunque no parece concernerle la situación de las inmigrantes (250 mujeres musulmanas se reunieron en París para denunciar "la doble opresión de la familia y la comunidad") ni considera que haya un problema religioso en Afganistán. También cree que "hay mujeres musulmanas que aceptan las prohibiciones comunitarias". Su libro, con prólogo de Emma Bonino se integra en una campaña pro Afganistán libre.





Altri articoli su:
[ Afghanistan ] [ Islam e democrazia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Comunicati su:
[ Afghanistan ] [ Islam e democrazia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Interventi su:
[ Afghanistan ] [ Islam e democrazia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]


- WebSite Info