sito in fase di manutenzione: alcuni contenuti potrebbero non essere aggiornati
 
 luglio 2020 
LunMarMerGioVenSabDom
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 
CAMPAGNE
MISSIONI

CERCA:

Ministero degli Affari Esteri

Living together - Combining diversity and freedom in 21st-century Europe [Report of the Group of Eminent Persons of the Council of Europe] PDF DOWNLOAD >>

DOCUMENTARIO DEDICATO DA AL-JAZEERA ALLA LEADER RADICALE EMMA BONINO

Cookie Policy

>> El Pais


DE LA MUJER Y LA RELIGION

La autora analiza el rol de las mujeres musulmanas y afirma que su condici√≥n est√° dictada por la estructura pol√≠tica de cada pa√≠s de Emma Bonino Para hablar con toda franqueza, estoy siempre m√°s convencida de que las religiones no son amigas de las mujeres. En la historia y en la pr√°ctica de las tres religiones monote√≠stas profesadas en el Mediterr√°neo -interpretadas y dirigidas s√≥lo por hombres- hay una buena dosis de misoginia, donde reaccionarios y conservadores encuentran en ellas, en vez de obst√°culos, un buen sost√©n. Pi√©nsese en las mutilaciones genitales femeninas, que en algunos pueblos egipcios todav√≠a son justificadas y legitimadas por argumentaciones de car√°cter religioso, mientras se trata, en realidad, de una pr√°ctica que tiende a conservar una tradici√≥n que quiere a la mujer completamente sometida al hombre, ya sea a su marido, su padre, su hermano, cu√Īado, etc√©tera, y que no tiene ninguna relaci√≥n con el Cor√°n o con la religi√≥n musulmana. Tambi√©n el rol que la mujer tiene dentro del mundo √°rabe y que en algunos pa√≠ses es a√ļn del todo marginal, encuentra su raz√≥n de ser en una interpretaci√≥n de la shar√≠a particularmente restrictiva, √ļtil para el mantenimiento de una tradici√≥n patriarcal, que en sus manifestaciones m√°s obtusamente prohibicionistas, llega incluso a negar a las mujeres el acceso al carn√© de conducir, como en Arabia Saudita, por no hablar del derecho de voto o de propiedad. Igualmente, la primera cosa que aprend√≠ viviendo en el mundo √°rabe, es que cuando se habla de mujeres musulmanas hay que prestar atenci√≥n para no caer en la equivocaci√≥n de la generalizaci√≥n. De hecho, la mujer "musulmana" es s√≥lo una abstracci√≥n, existen las mujeres turcas, kuwait√≠es, sauditas, con problemas que son muy diferentes. Su condici√≥n est√° dictada no tanto por la religi√≥n en abstracto, sino por la estructura pol√≠tica del pa√≠s al que pertenecen, m√°s o menos influenciada por la religi√≥n. Cuando hace seis a√Īos, la asociaci√≥n No hay Paz Sin Justicia organiz√≥ en Sevilla el primer F√≥rum con mujeres isl√°micas, las diferencias nacionales emergieron netamente. En pa√≠ses como Turqu√≠a o T√ļnez, donde la separaci√≥n entre religi√≥n y pol√≠tica se ha consolidado a lo largo del tiempo, todo o casi todo el cap√≠tulo de derechos personales como el divorcio, aborto, la custodia de los hijos, etc√©tera, estaba resuelto. Pero el com√ļn denominador que apareci√≥, tambi√©n con claridad, en los √ļltimos a√Īos -no sabr√≠a decir si desde los atentados de 2001 o antes- es que el universo de las mujeres en los pa√≠ses musulmanes, cada uno con sus especificidades, est√° en movimiento. Son ellas el soft power que puede empujar a estos pa√≠ses a posibles aperturas democr√°ticas y de desarrollo; y esto nos hace esperar una posible y pr√≥xima liberaci√≥n de una serie de violencias que las ve desde hace siglos relegadas a los m√°rgenes de la sociedad, tambi√©n en t√©rminos de acceso a la instrucci√≥n, a la vida profesional y pol√≠tica y en muchos casos v√≠ctimas de violencias f√≠sicas, sin tener ninguna posibilidad ni siquiera de intentar una acci√≥n para hacer valer lo que nosotros definimos, lamentablemente con una acepci√≥n de misoginia, derechos naturales e imprescriptibles del hombre, entre ellos la vida, la integridad f√≠sica, la libertad o la propiedad. La condici√≥n de la mujer y la lucha para la afirmaci√≥n de los propios derechos encuentra su elemento com√ļn en el enemigo a afrontar: la tradici√≥n, que frecuentemente se acompa√Īa de una interpretaci√≥n equivocada de la religi√≥n. Aparte de la condici√≥n de la mujer en los pa√≠ses musulmanes, el combate de las mujeres en Europa para la emancipaci√≥n y la igualdad -a√ļn no concluida en algunos casos, como en mi pa√≠s, preocupantemente abandonada- siempre ha encontrado en el establishment religioso, debo decir sobre todo en el cat√≥lico, una fuerte resistencia, m√°s dif√≠cil de superar en cuanto ese establishment ha podido influenciar al poder pol√≠tico con la ayuda de partidos m√°s o menos declarados confesionales. Pienso en las luchas llevadas a cabo en mi pa√≠s para la legalizaci√≥n del divorcio y la interrupci√≥n voluntaria del embarazo, o m√°s recientemente la del derecho a procrear con amor tambi√©n con la ayuda del progreso cient√≠fico (Refer√©ndum para la reproducci√≥n asistida), que han sido enfrentadas aun si s√≥lo daban soluciones a problemas sociales muy sensibles. Problemas en los que la fe religiosa consiente dar una respuesta en el plano individual, pero de los que el Estado debe dar una respuesta que sea practicable por todos, creyentes o no. La mujer por eso, en cualquier campo de la vida, desde la pol√≠tica hasta otras profesiones, encuentra muchos obst√°culos y dificultades que no hallan los hombres, dificultad que encuentran incluso en el √°mbito del ordenamiento eclesi√°stico. Emma Bonino. Ex comisaria europea y diputada europea.





Altri articoli su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Islam e democrazia ] [ Libertà di religione ] [ Libertà di ricerca scientifica ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Comunicati su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Islam e democrazia ] [ Libertà di religione ] [ Libertà di ricerca scientifica ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Interventi su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Islam e democrazia ] [ Libertà di religione ] [ Libertà di ricerca scientifica ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]


- WebSite Info