sito in fase di manutenzione: alcuni contenuti potrebbero non essere aggiornati
 
 maggio 2019 
LunMarMerGioVenSabDom
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 
CAMPAGNE
MISSIONI

CERCA:

Ministero degli Affari Esteri

Living together - Combining diversity and freedom in 21st-century Europe [Report of the Group of Eminent Persons of the Council of Europe] PDF DOWNLOAD >>

DOCUMENTARIO DEDICATO DA AL-JAZEERA ALLA LEADER RADICALE EMMA BONINO

Cookie Policy

>> EP[S]


“EL CAMINO PARA LA LIBERTAD ES HARTO DIFICIL”

EP[S] - 19 de octubre de 2006 Ministra italiana para el comercio exterior. Fundadora de Food and Disarmament Internacional. por Emma Bonino Mi lucha se ha apropiado de gran parte de mi vida y ni siquiera me pertenece. Hecho afortunado porque sino seria una lucha quijotesca, casi paranoica. Mi lucha ha sido vivida en compañía de una gran variedad de personas, hombres y mujeres. Nunca he sido una ortodoxa feminista simplemente porque no creo que baste ser mujer para ser mejor. Pero tampoco basta ser hombre para ser mejor. Aunque el pasado nos demuestra como las mujeres han sido habitualmente sometidas. Y el pasado es también presente: baste recordar cuando las mujeres afganas aparecían como fantasmas envueltos en burkas. Como Comisaria de Ayuda Humanitaria me tocó asistir al mísero espectáculo de los talibanes: no permitían a las mujeres acceder a la ayuda humanitaria que les concedíamos con los programas de la Unión europea; y he sido arrestada cuando fui a controlar esa situación, la cual temía que existiese. Fue en ese contexto en el que lancé, en 1998, la campaña internacional Una Flor para las Mujeres de Kabul, lo hice para denunciar al mundo la barbarie de los talibanes. La mujer además de padecer la violencia a su propia libertad también lo hace en su propio cuerpo: las mutilaciones genitales. Esta práctica se cobra cada año la integridad física (y no sólo) de dos millones de niñas. Actualmente más de 120 millones de mujeres han sido mutiladas. He empeñado horas en este trabajo, horas que se convirtieron en años, y aunque el resultado de mi esfuerzo, como el de tantos otros, ha sido modesto, seguimos insistiendo. Ahora, como ministra de Comercio Internacional, una de mis principales batallas se centra en los derechos económicos de las mujeres de los países con los que Italia tiene importantes intercambios, también como premisa de un pleno goce de los derechos fundamentales. En este contexto se inscribe nuestro proyecto de fomentar encuentros periódicos con el empresariado feminino ítalo-árabe. Pero ¿qué pasa en la Italia de hoy? Hemos superado el problema del aborto aunque seguimos lidiando con los numerosos intentos de anular las conquistas de la ley. En Italia nos encontramos con leyes fundamentalistas que sólo crean sufrimiento (como la ley de reproducción asistida que obliga a la mujer implantarse un embrión enfermo). El camino para la libertad es harto difícil; la investigación científica para poder ser eficiente no debe estar sometida a demasiadas condiciones o restricciones, y lo exige por el propio interés de la humanidad. ¿Tal vez nuestro camino sea más difícil, respecto al de otros países – como la España de Zapatero -, porque vivimos a la sombra del Vaticano? Mis esfuerzos están centrados en esta fatalidad; en resumen, en esta lucha por la libertà que libramos junto con mi compañeros del Partido Radical Transnacional, del mismo modo que antes creí del mismo modo que antes creímos y trabajamos para la institución del Tribunal penal internacional, o para acabar con las muertes por desnutrición de niños y adultos, o como lo hago aún hoy para la abolición de la pena de muerte. Lo dije cuando me honoraron con el Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional en 1998, y lo vuelvo a repetir: no soy ni santa ni visionaria, simplemente trabajo para que la comunidad internacional - y los Estados que la componen - pongan en práctica los principios recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En fin, mi lucha personal también contiene a una más rica y esperanzadora experiencia colectiva; hubo algunos éxitos pero también algunos fracasos; ambos me incitan a defender las causas por las que sigo y seguiremos luchando. “LA VIOLENCIA NOS SIGUE EDUCANDO PARA SER SUMISAS” Presidenta de AFESIP (Acción por la mujeres en situación precaria). por Somaly Mam Ya hace ocho años que otras seis mujeres y yo fuimos galardonadas con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación por nuestra labor en la defensa de los derechos de las mujeres de distintas partes del mundo. Desgraciadamente, ocho años son muy pocos para ver nuestra lucha y la de tantas compañeras concluida. La violencia, no sólo física, sino también cultural, nos sigue educando para ser sumisas, para obedecer y considerar justa la injusticia de nuestro sometimiento. Muchas generaciones tendrán que pasar para lograr, si es que se logra, que la igualdad entre hombres y mujeres sea transversal al trabajo, políticas públicas, religiones o lenguajes. Pero, aunque el camino sea largo, aunque no lleguemos nunca hasta nuestra meta, debemos seguir caminando hacia nuestro horizonte. Mi camino personal me lleva a apoyar en el suyo propio a decenas de mujeres que construyen una vida libre e independiente alejándose de los motivos (dependencia económica, familia, migración insegura…) que las llevaron a la prostitución. Muchos años tendrán que pasar para que veamos, si es que vemos, que ninguna mujer se encuentra en situación de ser prostituida. La labor de AFESIP, la organización que presido, es un malabar continuo trabajando con mujeres i niñas que hacen su propia historia, respetando sus deseos y la necesidad de mantener a sus familias, al tiempo que comprendemos que la prostitución es una institución social marcada por las diferencias de género y de oportunidades, y que, por tanto, debe ser abolida. Pero hay cosas que se nos escapan de las manos. Podemos acompañarlas en su camino, pero no cambiar las causas profundas que están detrás de que millones de mujeres sean compradas cada año en planeta globalizado con injusticias globalizadas. Las prostitución y la trata de mujeres para la explotación sexual es en espejo de esas injusticias. Allí donde los servicios sociales básicos son deficientes, más y más mujeres se hacen cargo de la educación o salud de sus hijos, aumentando la presión económica que las lleva a los burdeles. Allá donde se cierran las fronteras ante el sufrimiento humano, más mujeres se ponen en manos de traficantes que no resultan ser otra cosa más que tratantes de esclavas. Simplemente somos incapaces de alterar las diferencias económica y la injusticias comerciales que fomentan esas desigualdades. Nuestros esfuerzos son estériles ante la privatización y la anulación de servicios educativos o de salud en países donde la gente no puede pagarlos. Por más que gritemos, las fronteras siguen cerradas y no existen vías migratorias seguras que reconozcan los derechos de personas reducidas a mano de obra barata. Podremos seguir la lado de las mujeres, denunciando a proxenetas y traficantes, pero nuestro trabajo se queda en humo si no logramos, entre todos, cambiar les estructuras que llevan a miles de mujeres y niñas a prostituirse, así como las culturas que legitiman su explotación. Si no creamos hombres y mujeres que se relacionen desde la equidad y libertad, más y más niñas que crecen hoy en la pobreza, educadas en encontrar justo su sentimiento, se verán reducidas, al hacerse mujeres, a objetos de consumo.





Altri articoli su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Afghanistan ] [ Cambogia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Comunicati su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Afghanistan ] [ Cambogia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]

Interventi su:
[ Unione Europea ] [ Italia ] [ Afghanistan ] [ Cambogia ] [ Diritti Umani, Civili  & Politici ]


- WebSite Info